¿CÓMO DE BUENAS SON LAS DECISONES QUE TOMÁIS EN VUESTRA EMPRESA?

Errar y corregir es de sabios

Quizás sorprenda la pregunta, pero la realidad es que muchas veces tomamos decisiones de una forma poco objetiva, estamos influidos por una serie de elementos, que nos hacen decidir erróneamente, una circunstancia, un hecho que acaba de ocurrir, una corriente de moda, la opinión de alguien que acaba de llegar etc., hacen que las decisiones estén influidas por causas externas a las mismas. A estas causas las vamos a denominar sesgos, algunos de los sesgos más habituales son:

  • Sesgo por Anclaje, viene de la PNL, es la tendencia que tenemos en confiar demasiado, anclarse, en un dato o una característica de la información concreta al tomar decisiones por ejemplo el precio.
  • Sesgo por Disponibilidad. Sobreestimamos acontecimientos que tenemos disponibles en la memoria, que pueden ser resultado de ser recientes, inusuales o con carga emocional.
  • Sesgo por Confirmación. Es la tendencia a centrar, interpretar y recordar información de forma que confirme las ideas y criterios de alguien.
  • Sesgo de Encuadre. Las conclusiones serán diferentes dependiendo de quien presente la información y de como lo haga.
  • Sesgo por Optimismo. Tendencia a apreciar los resultados mejores y más agradables.
  • Sesgo por Fallo de Planificación. Tendencia a sobreestimar los beneficios y los tiempos de ejecución, así como subestimar los costes. El afán de obtener algo provoca ceguera en estos aspectos.
  • Sesgo por Coste o Aversión a las Pérdidas. No hacer nada es mejor que invertir en algo.
  • Sesgo de Atención. La tendencia implícita a que los estímulos emocionalmente relevantes en el propio entorno mantengan o limiten la atención de manera preferencial.
  • Sesgo de distinción. Es la tendencia a ver dos opciones como más diferentes cuando se las evalúa simultáneamente, que cuando son evaluadas de manera separada.
  • Sesgo de Impacto. Es la tendencia a sobrevalorar la duración e intensidad de los futuros estados emocionales, basándose en experiencias previas.
  • Efecto del Falso Consenso. Se refiere al hecho experimentalmente comprobado de que la mayorí­a de las personas juzgan que sus propios hábitos, valores y creencias están más extendidos entre otras personas de lo que realmente están. Es la tendencia a sobreestimar el grado en el cual los demás coinciden o están de acuerdo con ellos. Las personas cambian rápidamente sus propias opiniones, creencias y predilecciones para parecer más acordes o en sintonía con el público general. Como los miembros de un grupo alcanzan un consenso y raramente encuentran personas que disientan, tienden a creer que todo el mundo piensa del mismo modo.
  • Defensa de Estatus. Es la tendencia de los individuos, cuando estos se sienten amenazados o en evidencia a no pararse a razonar, atender y reconocer los razonamientos de la contra. Es decir, cuando el individuo se considera con cierto estatus, este tenderá a negar y a defenderse de cualquier comentario que le contradiga incluso recurriendo al autoengaño.
  • Teoría de la Identidad Social. Los individuos tienden a anteponer la importancia de pertenencia a un grupo frente a los argumentos sólidos. Las personas adoptan juicios erróneos o falsos solo para permanecer dentro del grupo.
  • Poder Corrupto. Existe una tendencia demostrada en la que los individuos con poder son fácilmente corrompibles cuando se sienten con plena libertad y sin restricciones.
  • Obediencia a la Autoridad. Es la tendencia a seguir el liderazgo o figura de autoridad en un grupo o de una fuerte autoridad (capacidad evolutiva), independientemente de los fuertes argumentos racionales que se tengan en contra.

Hay otros muchos, pero como ves hay que tener sumo cuidado a no verse influenciado a la hora de tener que decidir, así como a la hora de rodearse de asesores, consejeros o equipo, y sobre todo si alguien quiere decir algo escucharlo. Lo fácil es que siempre te den la razón, pero las consecuencias de no tener en cuenta opiniones diferentes pueden ser terribles.

He visto muchas decisiones erróneas porque simplemente el jefe quería que le validaran las hipótesis que él tenía, o porque todo el mundo hablaba de tal tema y estaba de moda, a veces nadie se atrevía a contradecir a determinados directores o corrientes de opinión,  poco criterio y a veces poca seriedad. Afortunadamente no siempre es así,  pero merece la pena darle una vuelta por si acaso.

¿Crees que se toman las decisiones en tu empresa correctamente? ¿Qué habría que hacer?

 

Otros Post

Grandes Cuentas ¿Utilizas técnicas de Venta Compleja?

Ayudas Desarrollo Industrial

 

 

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *