Entendiendo la I+D+i

La expresión I+D+i se ha convertido en un término de uso general cuando hablamos de innovación, de aplicación de nuevas tecnología en la empresa, de desarrollo de estrategias competitivas, ¿pero en realidad sabemos distinguir los conceptos que agrupa: Investigación, Desarrollo y la i minúscula de Innovación?

En una primera aproximación podemos definir:

  • Investigación como la indagación original y planificada que persiga descubrir nuevos conocimientos y una superior comprensión en el ámbito científico y tecnológico, es decir la ampliación de la frontera del conocimiento actual.
  • Desarrollo, se refiere a la aplicación de los resultados de la Investigación para la fabricación de nuevos materiales o productos o para el diseño de nuevos procesos o sistemas de producción, así como para la mejora tecnológica sustancial de materiales, productos, procesos y sistemas preexistentes.
  • Innovación Tecnológica se define como aquella actividad cuyo resultado sea un avance tecnológico en la obtención de nuevos productos o procesos de producción o mejoras sustanciales de los ya existentes. Se considerarán nuevos aquellos productos o procesos cuyas características o aplicaciones, desde el punto de vista tecnológico, difieran sustancialmente de las existentes con anterioridad.

Las administraciones públicas subvencionan y apoyan las actividades empresariales de I+D+i a través de numerosos instrumentos, desde préstamos participativos a subvenciones a fondo perdido, pero cada proyecto debe encuadrarse correctamente en una de las categorías descritas para conseguir la ayuda solicitada.

Así, en las ayudas que la Junta de Andalucía acaba de regular para la promoción de la investigación industrial, el desarrollo experimental y la innovación empresarial en Andalucía, la Investigación Industrial se define como “La investigación planificada o estudios críticos encaminados a adquirir nuevos conocimientos…”, incluyendo asimismo la construcción de prototipos en entornos de laboratorio o simulación, así como líneas piloto. Por tanto en esta línea se subvencionarán aquellos proyectos cuyo objetivo sea el desarrollo de nuevos productos, procesos o servicios, o que permitan mejorar de forma considerable los que ya existan.

El Desarrollo Experimental se define como “La adquisición, combinación, configuración y empleo de técnicas existentes…. para la elaboración de productos, procesos o servicios nuevos o mejorados…”. La clave que lo diferencia de la Investigación es que el Desarrollo supone la utilización de un conocimiento ya existente para la creación o mejora de los productos, servicios o procesos de la empresa.

Por último, se define de forma diferenciada la Innovación en materia de organización, que hace referencia a la aplicación de nuevos métodos organizativos a los procesos comerciales, de organización del centro de trabajo o las relaciones exteriores de una empresa, de la Innovación en materia de proceso, que hace hincapié en la incorporación de un método de producción o suministro nuevo o significativamente mejorado, incluyendo cambios en los sistemas y equipos informáticos. Ambas definiciones establecen claramente que no se considerará innovación cambios en los sistemas existentes, en la capacidad productiva actual o los cambios de carácter estacional entre otros.

Si te interesa saber más al respecto o ver cómo puedes aprovechas estas ayudas puedes ponerte en contacto con nosotros en info@avaconsultores.es

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *